La maldición del empleado 50

47, 48, 49 y… No hay más. La lista se acaba ahí. En el empleado número 49. Es la sorprendente realidad con la que se topan muchas pequeñas y medianas empresas (pymes) en España. Pasar de ahí, ir a por el empleado 50 o más allá, representa un salto de tal dimensión que no son pocas las que descartan darlo. Lo curioso es que no se debe a una cuestión de costes o productividades marginales. No. La explicación es más sencilla. Se encuentra en una legislación que, lejos de incentivar que la pyme crezca, la empuja para que siga siendo pequeña. Es tan llamativo que sea así, que hasta el semanario británico The Economist se hizo eco de esta realidad en uno de sus últimos números.
Leer más…