Las habilidades blandas más determinantes

El último año marcado por la pandemia ha disparado el interés de los directivos por las habilidades sociales de sus empleados dentro de un contexto de cambio, adaptación digital y teletrabajo. Así, las denominadas habilidades blandas se han convertido en nuevos puntos diferenciales entre posibles incorporaciones a las compañías. La formación académica, los idiomas o la experiencia suelen ser requisitos mínimos, y la capacidad social del candidato es la que cobra importancia.

Según el Foro Económico Mundial, mil millones de personas necesitarán el desarrollo de nuevas habilidades en la próxima década para desenvolverse en un entorno marcado por la digitalización y la automatización de puestos de trabajo. Destacarán competencias como el autoconocimiento, la comunicación, el trabajo en equipo, la innovación o el liderazgo. También, todo aquello relacionado con el trabajo multidisciplinar, es decir, la cooperación entre diferentes áreas o departamentos dentro de la compañía. El mencionado organismo señala que las habilidades más demandadas desde hoy hasta 2025 serán, por este orden: el pensamiento analítico y de innovación, el aprendizaje activo y estratégico, la resolución de problemas complejos, el pensamiento crítico y la creatividad, originalidad e iniciativa del trabajador. Udemy for Business apunta que también está cobrando importancia todo lo relacionado con la salud mental y la estabilidad emocional de los empleados.

Ir a la noticia