La difícil situación de los autónomos

Finalizando 2020, la situación de los autónomos está siendo complicada. Según el último barómetro de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) más del 84% tiene su actividad parada o con restricciones, el 85% ha visto reducida su facturación con respecto al año anterior, y más del 34% de ellos asegura tener retrasos importantes en los pagos. Los autónomos empleadores, aparte de los gastos propios del negocio, deben asumir los salarios y las cotizaciones de sus trabajadores a cargo: el 45% de ellos ha tenido que solicitar un ERTE, y más del 35% no cuenta con liquidez suficiente para poder afrontar despidos.

Por todo ello, los trabajadores autónomos siguen reclamando medidas de ayuda que complementen las ya existentes. Solicitan, especialmente, la reducción de la cotización a la Seguridad Social ligada a la caída de la actividad con un mínimo del 50%, poder acceder a reducciones fiscales que faciliten continuar con su actividad y hacer frente a sus pagos, el restablecimiento del cese de actividad extraordinario, la posibilidad de prorrogar los ERTE hasta abril, o poder ampliar la financiación a través de las líneas ICO.

Ir a la noticia