Estudiar en otro país dispara la empleabilidad

Según un estudio del Instituto de Educación Internacional y la Universidad de California, el 67 % de los graduados con estudios en otros países encuentran su primer trabajo en los seis meses siguientes a su graduación. Es evidente que aprender un idioma mejora la empleabilidad de las personas, pero ¿por qué el hecho de estudiar en otro país multiplica las posibilidades de ser contratado?

Estudiar un idioma en el extranjero aporta beneficios que van mucho más allá de la mejora en competencias lingüísticas. Implica vivir en un país nuevo en el que hay que hacerse entender, asistir a clases y trabajar en proyectos con personas de otras culturas. Se desarrollan habilidades blandas como la capacidad de comunicación y de aprendizaje, la resolución de problemas, el trabajo en equipo, la adaptabilidad, la resiliencia, la empatía o el liderazgo. En definitiva, convertirse en bilingüe mejora drásticamente la empleabilidad, abre las fronteras y potencia las capacidades de comunicación y networking.

Ir a la noticia