Los jóvenes madrileños se refugian de la crisis en la agricultura y la ganadería

Trabajar en el campo se ha convertido en una alternativa más en el mercado laboral para los jóvenes madrileños. La falta de oportunidades en las ciudades ha provocado que cientos de ellos hayan optado por la agricultura y la ganadería como instrumento para ganarse la vida. Así lo corroboran los últimos datos de la Encuesta de Población de Activa (EPA) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). Según estas cifras, en el tercer trimestre de 2014 había unas 12.000 personas trabajando en el sector primario, unas 900 más que en el mismo periodo del año anterior (11.100), un 8,10% más. El dato es más concluyente si nos remontamos al tercer trimestre de 2011, cuando el sector tocó fondo: apenas había unas 3.400 personas. La subida desde entonces ha sido del 252%. En el mismo periodo de 2008, año en el que empezó la caída, había 17.200 personas.
Leer más…